FANDOM


La diosa pierde su hogar (神様、家をうしなう, Kami-sama, Ie o Ushinau) es el quinto episodio de la primera temporada de la adaptación animada del manga de Suzuki Julietta, Kamisama Hajimemashita.

ResumenEditar

A Narukami, la Diosa del Rayo, le llega la noticia de que la humana Nanami Momozono se convirtió en la Diosa de la Tierra.

Una mujer observa un pseudo-retrato de Nanami (el cual dista bastante de la joven Diosa) preguntándose cómo una simple humana como ella pudo volverse la Diosa de la Tierra del Templo Mikage, entonces se voltea hacia dos familiares suyas (Koume y Kotake) y pregunta por el paradero de Mikage. Una de las dos familiares se acerca a ella y le susurra algo al oído. La mujer, identificada como la Princesa Narukami, se pone furibunda al enterarse de la huida de casa del Dios de la Tierra hace veinte 

años. También, a viva voz, jura que jamás lo perdonará por huir de su Templo y dejar a Tomoe en manos de una humana en vez de entregarlo a ella. Luego de aquel espectáculo, la Princesa Narukami, Diosa del Rayo, decide hacerle una visita a Momozono Nanami para ver si realmente es digna de ostentar el título de Diosa de la Tierra.

Mientras Narukami ahogaba su cólera lanzando rayos, Tomoe estaba haciendo sus tareas diarias de familiar al tiempo que anunciaba a Onikiri y Kotetsu que, al parecer, Narukami se encontraba furiosa. Kotetsu también se atreve a acotar que cada vez parecen oírse más cerca del Templo los rayos, entonces Onikiri llega a la conclusión de que pronto tendrán una visita, grata o non-grata, de la

Diosa del Rayo. En eso aparece Nanami en escena y Tomoe nuevamente quiere hacerle llevar la capucha con orejas de gato para proteger la marca del Dios de la Tierra, por supuesto, ella se niega a llevarla y se va a la escuela rápidamente. Camino a la escuela se da cuenta por el cielo que está a punto de llover.

Nanami llega a la escuela y encuentra un ambiente sombrío, sobretodo entre las alumnas. Isobe se acerca a saludar y Nanami aprovecha para preguntar qué sucede, entonces este le cuenta que las chicas están así porque hoy Kurama se ha ausentado de la escuela debido a que no amaneció muy bien. Nanami se estremece al pensar en lo que pasó con Kurama el día anterior y, cuando estaba a punto de volver a la normalidad, se estremeció nuevamente al ver como una pequeña mano salía de su bolso y casi gritó cuando esa mano se transformó en dos pequeñas cabezas: Onikiri y Kotetsu habían venido a la escuela con ella. Escandalizada, Nanami pregunta por qué han venido a la escuela con ella, entonces ellos explican a la muchacha que Tomoe les ha ordenado protegerla durante todo el día. Cuando Isobe nuevamente le dirige la palabra, Nanami intenta dar una excusa razonable por los dos pequeños espíritus a su compañero, sin embargo, este la mira como si estuviera loca y anuncia que la clase está por empezar. Onikiri, viendo la cara de extrañeza de su Diosa, explica que la gente normal no puede verlos; Kotetsu agrega a aquello que se concentre sólo de estudiar y no se preocupe por ellos.

Mientras tanto en el Templo Mikage, Tomoe se extraña al ya no ver las nubes de temporal que habían estado instantes atrás en el cielo debido a Narukami; eso daba cuenta de que ya no vendría al Templo. Entonces Tomoe se incorpora del suelo del Templo y observa que las nubes van hacia la Secundaria Ujigami, escuela de Nanami.

Por otro lado, en la Secundaria Ujigami, Nanami agradece a ambos espíritus por traer la comida que olvidó en la mañana al haber tenido mucha prisa por salir. También comenta que Mikage debió ser muy

afortunado al tener un familiar que cocinara tan bien para él, a lo que los espíritus contestan que los Dioses no necesitan comer, así que ella es la razón por la que Tomoe comenzó a aprender a cocinar; ya que, al ser su familiar, él desea que Nanami esté siempre cómoda en todos los sentidos. Nanami recuerda las palabras dichas por el familiar antes de dejar el Templo por la mañana cuando no quiso llevar su capucha con orejas de gato a la escuela ("Estoy preocupado por ti.") y se sonroja. En ese momento, la ventana junto al pupitre de Nanami se rompe y de ella emerge Narukami preguntando si acaso ella es "Momozono Nanami". Después de pensar que Narukami es un demonio, la muchacha se ve envuelta en

una barrera creada por Narukami; sólo estando allí ella se presenta como la Diosa del Rayo. Narukami "compadece" a Nanami por ser humana y tener que cargar con la gran responsabilidad de ser una Diosa de la Tierra, así que ella promete sacar a Nanami del Templo Mikage para así aliviar su carga y continuar su vida diaria como humana común y corriente. Sin embargo, la joven dice a la Diosa del Rayo que hasta ahora no ha experimentado ninguna dificultad y, además, las personas que viven junto a ella en el Templo la han hecho sentir como en su propia casa. Al escuchar tal negativa la expresión en el rostro de Narukami, antes blanda y amable, se endurece. Justo en ese momento llega Tomoe preguntando a Nanami si está bien y él la encuentra junto a Narukami. Tomoe pide a Narukami que libere a su ama, pero esta se niega a hacerlo, lo que provoca que este la ataque. Habiendo predecido ese movimiento por parte de Tomoe, Narukami muestra al familiar el Mazo de la Fortuna del Dios de la Riqueza (Ookuninushi) al familiar y lo golpea con el, transformándose en un niño pequeño. Habiéndose hecho pequeño, la Diosa del Rayo posa su mano en la frente de Nanami y le arrebata la marca de Mikage haciendo de Nanami ya no una Diosa, sino una simple humana.

Después de haber obtenido la marca de Nanami y haber encogido a Tomoe en el proceso, Narukami desaparece junto a Onikiri y Kotetsu diciendo a Tomoe que, para recuperar su forma original, deberá ir al Templo Mikage y convertirse en el familiar de la Diosa del Rayo. Nanami, por su parte, queda con un enfermo y pequeño Tomoe en sus brazos sin un lugar al cual poder regresar.

Más tarde, Nanami y Tomoe se sientan en un parque y la joven pregunta a su ex familiar qué pueden hacer respecto a su situación. Tomoe responde a Nanami que, al encontrarse ahora mismo en el mundo de los humanos, ella podría ir y hacer lo que quisiera; él, en cambio, ya no podrá velar más por ella. Apenas terminó de decir aquello, el encogido zorro demoníaco se desploma por una fiebre alta. Nanami se preocupa de inmediato y, tomando al pequeño entre sus brazos, lo lleva rápidamente a un hospital mientras comienza a caer lluvia en la ciudad.

Kurama, quien se estaba devolviendo de su trabajo y había ignorado el ofrecimiento de su manager de llevarlo a casa, ve a Nanami bajo la lluvia junto a una clínica cerrada. Por su lado, la joven pensaba que había sido idiota al intentar traer a un demonio como Tomoe a una clínica para humanos y, desesperada, lo abraza fuertemente diciéndole a Tomoe suavemente que aguantase un poco más la situación. En eso el Tengu se acerca con un paraguas hacia la ex diosa, preguntándole qué hacía en ese lugar y también notando la pérdida de la marca del Dios de la Tierra en su frente. Al ver a Kurama, Nanami solicita su ayuda para cuidar al demonio zorro y este acepta rápidamente al ver la evidente preocupación de la ex Diosa de la Tierra por Tomoe llevándolos a ambos a su casa para poder atender mejor al, ahora pequeño, demonio.

Cuando llegan a casa de Kurama, Nanami se disculpa por causarle molestias mientras él mismo está enfermo, sin embargo, éste confiesa a Nanami con evidente narcisismo que sólo finge estar enfermo para poder cumplir con su rol de Idol. Ella no parece prestar mucha atención al joven y, cambiando de tema, pregunta al Tengu si conoce algún doctor de demonios que ayude a mejorar la condición de Tomoe. El joven Tengu, analizando un momento la condición de Tomoe, saca a modo de conclusión que el demonio zorro tiene una fiebre muy alta debido a que su cuerpo actual no es un buen recipiente para sus enormes poderes; además de eso, también sacó en conclusión que la única forma para curar el mal de Tomoe es devolviéndole a su cuerpo el tamaño original y no llamando a un doctor. Tras esas palabras de Kurama, Nanami no puede evitar pensar en la propuesta hecha por Narukami a su ex familiar de devolverlo a su forma original con la condición de volverse familiar de ella. Después de esa pequeña reflexión en la cabeza de Nanami, Kurama suministra al enfermo una píldora que, por generaciones, ha pasado por su familia. Luego de darle la pastilla Nanami, quien no se apartó del lado de Tomoe para vigilar el estado de su fiebre, vio una pequeña mejoría en la salud del enfermo; eso la hizo sentir más aliviada y quedarse dormida en el borde de la cama donde descansaba Tomoe.

Tomoe, mientras dormía con esa fiebre alta, tuvo un sueño donde aparecía una mujer cuidándolo en otra oportunidad mientras estaba enfermo; la joven le entregó un sasamochi[1] mientras repetía a Tomoe, también hecho un niño, que se mejorara pronto. Justo cuando el sueño comenzó a tener mucho sentido, Tomoe despierta y observa a Nanami tendida en la cama a su lado durmiendo. En eso, la joven despierta y abraza efusivamente a Tomoe diciéndole que está feliz por su notable mejoría; tras esta acción inmediata, la joven se separa de Tomoe levemente y pregunta si hay algo que desee comer. Pareciendo haber recordado algo del sueño, Tomoe dice a Nanami que desea comer sasamochi. Nanami corre a hacer el sasamochi de Tomoe quedando este solo en la habitación.

Habiendo salido de la habitación guardada para el reposo del demonio zorro, Nanami se encuentra al dueño de casa acostado en un sillón y le pide, de forma muy ruda, un poco de dinero prestado y que la deje usar su cocina. Ya allí, Nanami expresa a Kurama que se siente feliz de que Tomoe le haya pedido algo a ella. Tras aquella breve conversación, Nanami lleva los sasamochis recién hechos a Tomoe. Cuando Nanami pregunta a Tomoe qué tal están sus sasamochis, él dice “Más o menos”; la joven piensa para sí que a pesar de su tamaño, Tomoe sigue teniendo las miamas maneras de su apariencia adulta. A pesar de este pensamiento, Tomoe sorpresivamente agradece a Nanami por los sasamochis. El capítulo acaba con Kurama fingiendo estar enfermo para no ir a trabajar ese día.

Narukami, la Diosa del Rayo, está enojada porque el Templo Mikage está en ruinas. Onikiri y Kotetsu revelan que el cuidado del templo recaía sobre Tomoe y, como ya no está, este vuelve a su estado original. Narukami reflexiona sobre ese terco familiar, argumentando que debe estar en un lugar triste y abandonado esperando a postrarse ante sus pies. Tras esta reflexión, manda a Koume y a Kotake en su búsqueda.

Mientras tanto, Nanami despierta en la cama de Kurama,obresaltada, ya que el dueño de casa está demasiado cerca de ella. Entonces recuerda lo ocurrido ayer: Kurama estaba reclamando a Nanami que usaba su cama, pero Nanami se negaba a dejar de usarla si Tomoe no dormía en ella, junto al Tengu. Kurama, por su parte, se rehusaba fervientemente a compartir cama con un chico, pero sí con Nanami; al pronunciar estas palabras le llegó una afilada hoja mágica de parte de un diminuto Tomoe. Pelearon un largo rato hasta que los tres cayeron rendidos por el agotamiento. Kurama corta súbitamente la conversación con Nanami, pues recibe una llamada de su manager. Nanami aprovecha ese momento para preguntar a Tomoe cómo se encuentra, y él advierte que debería tener más cuidado con Kurama, pues es un monstruo y ella una mera humana. Kurama alcanza a escuchar aquello y comienza a meterse con Tomoe por haber dicho esas palabras, pero es detenido por Nanami casi en el acto. El ser defendido por ella lo hace sentir como un inútil. 

Ya con Tomoe en cama descansando, Nanami escucha de boca de Kurama las cosas terribles que Narukami hace a sus familiares. Además de eso, dice a la joven que la única manera de regresar a Tomoe a la normalidad es golpéandolo nuevamente con el Mazo de la Fortuna. Luego de esa pequeña charla Kurama debe irse a trabajar, sin embargo, antes entrega a la Diosa de la Tierra una copia de las llaves de su casa y un poco de dinero, diciéndole que si pasa algo, ella lo llame inmediatamente. Nanami piensa que Kurama es un buen tipo.  Mientras tanto, Tomoe se encuentra en la cama de Kurama descansando; pensando en lo irritante que es estar reducido a ese minúsculo cuerpo. En eso entra Nanami a la habitación de Kurama anunciando a Tomoe que irá de compras. Él no soporta más ser una carga, así que la acompaña a pesar de estar aún afiebrado. Ya afuera, Nanami y Tomoe discuten porque ella se preocupa excesivamente de él, al punto de no pensar en sí misma. Cuando el demonio zorro da por terminada la discusión, resolviendo ir a buscar a Narukami, colapsa en brazos de Nanami. En eso aparecen Koume y Kotake anunciando que Narukami está preocupada por la salud de Tomoe y que, por eso, debe ir con ellas donde su ama se encuentra. Nanami, alterada por la ridiculez de la situación, exclama a las dos familiares que se dejen de bromas, pues él no irá a ningún lado. Tras haber escuchado a Nanami, Tomoe usa su hoja mágica para evitar que esta se levante mientras él se va junto a Koume y Kotake a ver a Narukami. Antes de marcharse junto a ellas, Tomoe dice adiós a Nanami.

Nanami se siente inútil tras no haber podido evitar que Tomoe se fuera con Narukami. Mientras tanto, en el ruinoso Templo Mikage, la Diosa del Rayo está empecinada en convencer a un debilitado Tomoe de ser su familiar. Durante las palabras de Narukami, Tomoe está pensando en el predecesor de Nanami, Mikage, y la cálida acogida que dio siempre al demonio zorro a pesar de no haber nacido para ser un familiar. Narukami sigue con su discurso y, por unos instantes, da la espalda a Tomoe; cuando nuevamente se da vuelta hacia donde el encogido demonio estaba recostado, pero no lo encuentra. La Deidad grita por todos lados el nombre de Tomoe, pero él no responde.

Paralelamente, Nanami está cabeza baja sentada en la calle cuando apareceaparece Kurama y a modo de saludo dice que alguien ha venido a llevarla de vuelta. Nanami no entiende a qué se refiere con el comentario y le entrega las llaves de su departamento al tiempo que agradece profundamente su ayuda, pero ha fallado al no poder proteger a Tomoe de Narukami. La joven iba a comenzar a llorar dirigiendo su mirada al suelo y el Tengu le dice que no llore por algo como eso, pues resulta una molestia. En eso él extiende sus alas y dice que a modo de regalo de despedida, ya que se ha vuelto una humana normal, le entrega una pluma de sus alas. Apenas Nanami toca la pluma de Kurama, ella es capaz de ver a Onikiri y Kotetsu, quienes habían estado abrazándola todo el tiempo mientras lloraban, pero ella no era capaz de darse cuenta. Nanami inmediatamente adquiere otra actitud y pregunta a los pequeños espíritus su razón para estar aquí y no en el Templo. Kotetsu entonces dice a su antigua ama que Tomoe se ha estado escondiendo de Narukami y ella, en su afán de encontrarle, está destruyendo el Templo. Sin dudar, la joven humana monta el carro de niebla en dirección al Templo mientras dice a Kurama que tomará prestada su pluma. 

Cuando Narukami está a punto de destruir todo el Templo para hallar al demonio zorro, Nanami llega a interrumpir dicha acción diciéndole a la Diosa del Rayo que si la joven es capaz de encontrar a Tomoe, ella deberá devolverlo a su estado original. La chica inmediatamente comienza su búsqueda, pero sin ningún resultado hasta que una mariposa aparece y vuela hasta posarse en un espejo. Los espiritus dicen a Nanami que ese espejo pertenece a Mikage, entonces ella lo sostiene en sus manos y siente la temperatura alta de Tomoe debido a su fiebre.

Al final Nanami logra encontrar a Tomoe y Narukami se va sin despedirse dejando un mensaje de su parte a través de Koume y Kotake diciendo que no necesita sirvientes que no sean leales a ella, así que ya no intentará más conseguir que Tomoe sea parte de su séquito de familiares. También devuelven a Nanami la marca de la Deidad de la Tierra y el Mazo de la Fortuna perteneciente al Dios de la Riqueza, Ookuninushi.

DirecciónEditar

  • Dirección: Tomoka Nagaoka
  • Storyboard: Yoshitomo Yonetani
  • Guión: --
  • Dirección de Animación: Akio Kawamura & Hideyuki Motohashi

Véase tambiénEditar

Navegación Editar

Lista de Episodios
Primera Temporada
Episodio 01Episodio 02Episodio 03Episodio 04Episodio 05Episodio 06Episodio 07Episodio 08Episodio 09Episodio 10Episodio 11Episodio 12Episodio 13
Segunda Temporada
Episodio 01Episodio 02Episodio 03Episodio 04Episodio 05Episodio 06Episodio 07Episodio 08Episodio 09Episodio 10Episodio 11Episodio 12
OVAs
OVA 01OVA 02OVA 03OVA 04OVA 05OVA 06OVA 07

Error en la cita: Existen etiquetas <ref>, pero no se encontró una etiqueta <references />
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.