FANDOM


La diosa es un objetivo (神様、ねらわれる, Kami-sama, Nerawareru) es el segundo episodio de la primera temporada de la adaptación animada del manga de Suzuki Julietta, Kamisama Hajimemashita.

Sinopsis Editar

El popular idol Kuruma se ha trasladado a la escuela de Nanami y ella quiere ir a verlo. Sin embargo, Tomoe no está dispuesto a que salga a la calle con la marca del dios de la tierra en la frente.

Datos Técnicos Editar

  • Dirección: Hishikawa Naoki
  • Storyboard: Kiyoko Sayama
  • Guión: Akitaro Daichi
  • Dirección de Animación: Notake Hiroyuki

ResumenEditar

Nanami, quien se encontraba durmiendo dentro del Templo, despierta de su sueño y se encuentra con un ambiente completamente distinto del de ayer. El lugar ya no se está cayendo a pedazos, y su habitación ahora está completamente re-decorada solemnemente. Nanami, quien se encuentra sorprendida, es notificada por Kotetsu y Onikiri de que el único responsable de todos los cambios es su nuevo familiar, Tomoe. Sólo allí, la joven Diosa sintió el peso de todo lo que había sucedido ayer: había aceptado quedarse como nueva Diosa de la Tierra del Templo Mikage y, para colmo, forzó al antiguo familiar del Templo (Tomoe) a servirle a ella. La chica, entonces, pregunta dónde se encuentra Tomoe en ese momento y, sin esperar una respuesta, sale

inconscientemente de su habitación para buscarlo y lo encuentra obedientemente sentado fuera de ella, como un perro guardián que vela por su amo. Teniendo un mal presentimiento sobre esa actitud, Nanami vuelve a pensar en que realmente lo obligó a ser su familiar, entonces debe estar profundamente molesto con ella, sin embargo, Tomoe le da respetuosamente los buenos días apenas la ve, como si nada molesto para él hubiese pasado ayer. A raíz de esa positiva actitud, Nanami confiesa a Tomoe que realmente estaba preocupada por

su posible reacción negativa ante volverse nuevamente un familiar, y no de un Dios cualquiera, sino de una humana. Él, que había mantenido hasta ese minuto una sonrisa, cambia radicalmente su estado de ánimo mientras le dice que tener que servir a una simple y débil humana como ella es lo más humillante que ha tenido que hacer en su vida entera, ya que él es conocido no sólo por los demonios, sino que hasta los dioses lo consideran un ser excepcional. Sin embargo, como volver atrás es imposible, él mismo se encargará de convertirla en una respetable Diosa de la Tierra para no ser humillado públicamente.

Para aumentar su poder, Tomoe manifiesta que ella necesita escuchar y garantizar todas las plegarias de las personas. A modo de prueba, para ver hasta dónde llegan sus poderes espirituales, Tomoe lleva a su nueva ama al patio del Templo y le indica que debe transformar un poco agua en vino utilizando cualquier medio, incluyendo los talismanes. La chica escribe "Vino" en uno de los talismanes en blanco y lo pone sobre el agua, pero no pasa nada y Tomoe, decepcionado, se va del lugar dando por terminado el entrenamiento. Al verlo marchar, Nanami siente que debe esforzarse al máximo y practica incansablemente el uso de los amuletos, fallando una y otra vez, y pensando siempre en lo mucho que él (Tomoe) está esforzándose por su bien al realizar ahora la limpieza de su habitación, cocinar, entre otras tareas que corresponden a un familiar. Cuando Tomoe regresa a ver qué está haciendo su nueva ama, la encuentra completamente exhausta por el uso excesivo de los talismanes para un solo día. En ese momento, un pájaro identificado como el familiar de la princesa del pantano, interrumpe el descanso de la agotada Diosa, informándole que su ama visitará el Templo ese mismo día por la noche para conocer a la nueva Diosa de la Tierra.

Momozono Nanami se encuentra aburrida mirando la televisión. Preocupado por su ama, Kotetsu sugiere a la joven que estudie las materias del instituto, pero ella declina la oferta al asumir que no volverá a pisar ese lugar otra vez. En eso, la televisión menciona que el Idol Kurama está asistiendo a la misma escuela que Nanami solía ir: la Secundaria Ujigami. Inmediatamente después de asimilar la noticia, Nanami resuelve volver al instituto a como de lugar, pero Tomoe no está de acuerdo en que vaya. Pero Nanami insistió e insistió hasta que Tomoe la dejó ir, pero con una condicion: que llevara una capucha con orejas, y no tuvo más elección que ir con eso.

Nanami, quien no tiene absolutamente nada que hacer debido a la ausencia de gente que visite el Templo Mikage, se encuentra aburrida mirando la televisión. Preocupado por su ama, Kotetsu sugiere a la joven que estudie las materias del instituto, pero ella declina la oferta al asumir que no volverá a pisar ese lugar otra vez. En eso, la televisión menciona que el Idol Kurama está asistiendo a la misma escuela que Nanami solía ir: la Secundaria Ujigami. Inmediatamente después de asimilar la noticia, Nanami resuelve volver al instituto a como de lugar, pero Tomoe no está de acuerdo en que vaya. La marca del Dios de la Tierra en su frente la expone a muchos peligros y según el criterio de Tomoe, como una simple humana desprovista de poder espiritual, es incapaz de defenderse sola. Para resolver ese problema, Nanami sugiere que él la acompañe a la escuela, pero él se rehúsa a salir diciendo que está muy ocupado con el Templo y que, además, ella en vez de ir a otro lugar debería practicar más sus poderes. Después de discutir un momento el tema, Tomoe permite que Nanami vaya a la escuela con la condición de usar sobre su cabeza un ridículo gorro con orejas de gato para esconder la marca del Dios de la Tierra.

Al día siguiente, Nanami asiste a la escuela usando el gorro. El que primero se burla de ella de forma directa, naturalmente, es Isobe; quien además pregunta si vino porque el Idol Kurama está en su clase. Apenas acabó de formular la pregunta, la puerta del salón de clases se abre, este se llena completamente de humo y, con sus alas extendidas, el guapo Kurama hace su entrada triunfal, digna de un Idol. Nanami, de pronto, se fija que Kurama está dirigiéndose junto donde ella se encuentra. Cuando llega frente a ella, le dice rudamente que salga del puesto en el que está sentada, pues es el suyo; además de esa grosera forma de pedirle que se cambiara de asiento, las chicas de la clase de Nanami dijeron en voz alta que ella era una chica pobre y sucia. Nanami no soporta más la situación y se va a llorar sola al baño. Tomoe aparece de pronto allí y, con una amplia sonrisa, le dice a la joven que se rinda con lo de volver al mundo humano. La Diosa de la Tierra, molesta por la actitud apática de Tomoe frente a su llanto, le que él en realidad no está preocupado por ella en absoluto y se va del baño. En la entrada al baño de mujeres, la estaba esperando Kurama para entregarle una falsa disculpa por lo sucedido, la cual Nanami no acepta.

Nanami, ya habiendo entrado otra vez a clases, es observada a la distancia por Tomoe, Kotetsu y Onikiri; los dos últimos nombrados, alegan a Tomoe la poca amabilidad que él ha tenido con su propia ama, por su parte, el zorro desmiente aquello aunque dejando en claro que él es el único que tiene permitido molestar a Nanami. Terminado nuevamente otro período de clases, la hora de almuerzo se presentó. Isobe, con intenciones de molestar a Nanami, pregunta a la chica qué tipo de almuerzo pobre ha traído hoy; por su parte, ella ignora el comentario mientras busca en su bolso el almuerzo correspondiente del día. En eso, la chica para de golpe de buscar al darse cuenta que lo ha olvidado en el Templo. Para librarse de Isobe, la joven dice que irá a comprar algo de comida, pero el chico exige que muestre el dinero con que pagará su comida con intenciones de burlarse aún más de ella por no poseer lo suficiente para comer apropiadamente. Cuando Nanami introduce su mano en el bolsillo para verificar cuánto dinero traía consigo y, para sorpresa de todos (incluso de ella misma), la chica saca treinta mil yenes[2]. Detrás de Nanami, Kurama anuncia que se le han perdido treinta mil yenes que estaban en su billetera, entonces todos asumen que Nanami se ha robado el dinero porque es obvio que no podría tener una cantidad como esa en su bolsillo con lo pobre que es. Antes que todos se lanzaran a atacarla, Kurama se acerca a ella y la "salva" de quedar como ladrona al asegurar que él le prestó dicha cantidad de dinero a la joven ya que no tenía para pagar su comida; Nanami, incapaz de negar ese hecho con pruebas, estaba a punto de llorar de impotencia cuando por la puerta entra Tomoe, disfrazado de humano gracias a su Hoja Mágica, con un séquito de sirvientes llevando una elegante comida a Nanami. Ya instalado todo el festín, el elegante Tomoe advierte a todos los presentes que Nanami es su preciada señora, por lo tanto, no olvidará jamás a nadie que la trate mal; además de eso, el familiar dice a Kurama que a su lado, en el suelo, se encuentran los treinta mil yenes que perdió mientras este piensa con horror que eso es imposible, ya que él mismo se encargó de poner ese dinero en el bolsillo de Nanami. Finalmente, Tomoe hace una reverencia delante toda la clase y pide a los presentes, de forma muy educada, que cuiden de su señora (Nanami-sama) para luego ir donde la joven y susurrarle de mala manera que se comiera su almuerzo. La chica, agradecida y feliz, piensa que probablemente la única persona en el mundo que cuida de ella es Tomoe.

Un nuevo día comienza para Nanami en el Templo Mikage. La chica, apresurada por ir a la secundaria, se detiene al ver que Tomoe desea entregarle unas cosas; pero cuando nota que una de ellas es la vergonzosa capucha con orejas de gato que tuvo que usar, rechaza inmediatemante la idea de llevarla a la escuela y se va a clases sin ella. Camino a clases, Nanami se da cuenta de la nueva actitud de sus compañeros de clase hacia ella, después de la pomposa entrada de Tomoe con una horda de sirvientes para servirle su almuerzo. La felicidad de no ser jamás intimidada otra vez y volver a tener amigos le duró poco, ya que unas chicas se acercaron amistosamente a ella sólo para preguntar si Tomoe volvería a ir a la secundaria hoy; una vez confirmado que no, las chicas se alejaron decepcionadas dejando muy en claro que sólo se acercaron a Nanami para saber más de su guapo familiar. En eso, un automóvil por poco atropella a Nanami y de él baja Kurama ofreciendo llevarla a la escuela; pero ella rechaza la oferta manifestando que lo odia.

Ya estando en la escuela, Nanami es observada desde un árbol cercano por Tomoe y Kotetsu, ya que su joven ama desobedeció y no quiso taparse la marca del Dios de la Tierra con la capucha de orejas de gato que había preparado especialmente para ella. Mientras observa a su ama a través de la ventana, Tomoe manifiesta en voz alta que es aburrido el trabajo de un familiar, sin embargo, confiesa en su fuero interno que a veces siente nostalgia al recordar su vida anterior como demonio salvaje y sanguinario. Después de pensar en ello Tomoe cae en un profundo sueño hasta que es despertado por Kotetsu, quien le informa que, al parecer, Nanami se ha marchado a otro lugar.

Efectivamente estando ya no en su salón de clases sino en la azotea de la escuela, Nanami pregunta a Kurama cuál es la razón para haberla llamado ahí. El joven Idol responde que desea saber por qué Nanami, a diferencia de las otras chicas de la escuela, lo odia profundamente. La joven Diosa de la Tierra llega a la conclusión de que Kurama es un completo idiota al preguntar semejante idiotez después de todo lo que Nanami había sufrido el día anterior por su culpa. Después de unos segundos de haber sido llamado idiota, Kurama se da cuenta de ello. Justo cuando estaba dispuesto a decir algo, Nanami es mucho más rápida y habla primero diciendo al Idol que, si mantiene esa actitud tan arrogante no conseguirá hacer ningún amigo, ni tener una novia. Al dar por finalizada la conversación, ella decide retirarse del lugar, sin embargo, los planes de Kurama son otros. Una extraña sombra se despliega a los pies de la estrella juvenil mientras algunas plumas flotan en el aire, más tarde se vislumbran unas alas extendidas que nacen de la espalda de Kurama. Él, como todo demonio, al parecer también andaba tras la Diosa de la Tierra; sin embargo, este no logra alcanzarla antes que dejara la azotea al sentir una fuerte presencia justo detrás de él. Después de esa fuerte sensación de estar acompañado por un tercero, alguien propina una patada a Kurama dejándolo en el suelo; luego se revela que esa persona es Tomoe, familiar fiel a la Diosa de la Tierra. Al ser descubierto por él, Kurama revela ser un Tengu (Demonio Cuervo) que descendió de su hogar, la Montaña Kurama, hace dieciséis años y, el haber descubierto su verdadera identidad, significa para el familiar la pérdida de su vida ante él. El Tengu lanza a Tomoe uno de sus ataques con la intención de matarlo, pero este lo esquiva a tiempo; también aprovecha para decir a Tomoe que cuando se vuelva un Dios de la Tierra no se molestará en convertirlo en su familiar y que, por mucho, él sería un Dios de la Tierra mucho mejor que la Diosa a la que sirve ahora (Nanami). Tomoe, elevado en el aire gracias a una sombrilla, pregunta al demonio si de verdad desea convertirse en el Dios de la Tierra. Kurama da a entender que sí diciendo que, para ello, debería devorar el corazón de la actual Diosa de la Tierra. Tras esa respuesta Tomoe muestra una enigmática sonrisa para después decir al demonio que, cuando piensa que alguien como él quiere sustituir a Nanami, se siente completamente dichoso de que aquella chica sea la Diosa de la Tierra. Tras aquellas palabras, Kurama aparece convertido en un avestruz gracias al poder de la Hoja Mágica de Tomoe. También dice al Idol que ahora podrá cumplir su deseo de ser Dios de la Tierra, ya que, si Nanami lo devora en esa forma, podrá ser parte de ella. Después de aquella irónica amenaza, Kurama sale corriendo de la azotea en su nueva forma y, mientras se marcha, Tomoe manda un fuego fatuo en dirección a Kurama para perseguirlo y así poder cocinarlo vivo.

El Tengu recorre, en esa vergonzosa forma, todos los pasillos de la escuela mientras es perseguido muy de cerca por la bola de fuego fatuo de Tomoe. Durante su carrera, el Tengu se pregunta cuál parte de ese demonio es un familiar y desea, con todas sus fuerzas, que la Diosa de la Tierra lo detenga antes de morir quemado a causa del fuego fatuo. Nanami, quien está se encontraba leyendo tranquilamente una novela de amor en su salón de clases, de pronto escucha a los estudiantes decir que un avestruz está suelto en la escuela y, el pobre, está siendo perseguido por una bola de fuego. Su expresión cambia inmediatamente al casi estar segura de a quien podría pertenecer esa bola de fuego. Al asomarse por la ventana del salón hacia el pasillo, sus sospechas se confirman. Antes que la bola de fuego alcanzara su objetivo, Nanami salta y, después de arrollar a una estudiante y confirmar la identidad del avestruz, vocifera al nombre de su familiar quien, posado en un árbol cerca de las ventanas que dan al exterior de la escuela, se lleva una mano a la cabeza imaginando lo que pasará a continuación. Refugiados en la enfermería de la escuela, la chica regaña severamente a Tomoe preguntándole por qué ha transformado a Kurama en un avestruz. Éste dice con falsas lágrimas en los ojos que sólo intentaba protegerla. Luego su expresión cambia a una más seria y Tomoe revela a su ama la verdadera identidad de Kurama. Nanami ordena a Tomoe devolverle su verdadera forma y Nanami se inclina a la altura de Kurama para decirle en un tono suave y amable que por esa vez lo salvará, así que no debe causar más problemas en el instituto ni molestarla otra vez. Habiendo escuchado atentamente las condiciones de la Diosa y después de haber agitado su cabeza de avestruz de arriba a abajo expresando un "sí", Kurama es devuelto a su forma original por Tomoe. Nanami llama Kurama y este molesto se gira hacia ella para preguntar de mala manera qué es lo que quiere, entonces ella señala que su cara está herida y quiere tratarla inmediatamente. El chico dice a Nanami que lo deje en paz, sin embargo, para sorpresa del demonio, ella se niega a su petición. Ya que es un famoso Idol, no puede tener una cicatriz en su rostro. A pesar de no ser del gusto de ella, hay chicas que adoran a Kurama, por lo que debe pensar en protegerlas hasta el final, sino ella misma se sentiría mal por aquellas muchachas. Entonces, Kurama deja que Nanami trate la herida de su rostro sin oponer resistencia. Al ver aquella tierna escena entre ambos, Tomoe pregunta por qué debe atender la herida de Kurama después de haber sido tratada tan mal por él. Finalmente, Diosa y familiar terminan en una discusión de corte humorístico.nanami dice a tomoe pero por que sigues aqui en la escuela .tomoe dice a nanamies tu maldita culpa.nanami le dice a tomoe a que viene eso .tomoe le dice a que escucha muy bien , nanami no podras salir si no usas tu capucha. nanami le dice a tomoe eso es injusto.a fuera de la escuela hay una mariposa que se tranformo en mikage .Mikage dice que Nanami , veo que te estas convirtiendo en una deidad fabulosa..Mikage estaba muy feliz.

Véase tambiénEditar

NavegaciónEditar

Lista de Episodios
Primera Temporada
Episodio 01Episodio 02Episodio 03Episodio 04Episodio 05Episodio 06Episodio 07Episodio 08Episodio 09Episodio 10Episodio 11Episodio 12Episodio 13
Segunda Temporada
Episodio 01Episodio 02Episodio 03Episodio 04Episodio 05Episodio 06Episodio 07Episodio 08Episodio 09Episodio 10Episodio 11Episodio 12
OVAs
OVA 01OVA 02OVA 03OVA 04OVA 05OVA 06OVA 07
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.